El alto grado de exigencia en el proceso artesanal, le hace respetar tanto las técnicas como las formas ancestrales, al igual que a innovar si la creación así lo requiere.

La unión entre la necesidad innata de crear y el alto nivel de experiencia adquirida en el tiempo, hace que la creación de la pieza, junto con la búsqueda del objeto deseado individual, origine que cada nueva elaboración sea una joya única que muestra la expresión de la imagen personal tanto del artista como del propio cliente.