(+34)967170862 [email protected]

SERVICIOS ESTUDIO DE CAMPO

El hierro, utilizado siempre como elemento de seguridad en las principales puertas de acceso, dando sensación de lugar protegido y fortaleza infranqueable.

Las rejas forman parte de los elementos arquitectónicos que afectan tanto a las fachadas del edificio como al ambiente sobre el cual se asoman sus ventanas y balcones. Se trata de elementos de hierro creados tanto para defender, barrar, proteger las aberturas de una fachada, dejando paso libre a la luz y a la vista. El florecimiento de las artes industriales permitió la riqueza y la complejidad en las rejas.

La primera defensa y barrera contra las injerencias del mundo exterior es la verja y quizá más aún los enrejados o vallas, que en la Antigüedad rodeaban los recintos. Desde los inicios, las verjas han simbolizado no sólo la puerta de acceso a otro ambiente, sino el arquetipo del espacio secreto que se esconde tras ella. La verja surgió de una necesidad primaria del hombre, pero se fue convirtiendo en un símbolo de poder y de pertenencia a una determinada clase social.

Los balcones son elementos utilizados desde tiempos remotos en las fachadas de los edificios o casas por su decoración, funcionalidad y decoración, cumpliendo así, ya sean balcones abiertos, cerrados o balconcillos, unos cánones artísticos fundamentales.

Será en las barandillas donde podemos encontrar mayor grado de creatividad. Existen tantos desarrollos de escaleras como espacios se puedan crear. Son el elemento más complicado de diseñar dentro de un edificio, y a su vez donde el arte queda más patente.

Un buen complemento es aquel que está sin estar, de una forma correcta y en el sitio preciso. Lo podemos encontrar en el interior, en el exterior, formando parte de los herrajes de una puerta, separando un ambiente,…, siempre y cuando cumpla los cánones de armonía y funcionalidad para lo que haya sido creado.