(+34)967170862 [email protected]

Artesanía y decoración en hierro: Todo lo que necesitas saber

El hierro comienza a tener utilidad para el hombre desde periodos antiguos, en civilizaciones pasadas ya se evidenciaba un gran potencial en él. La conexión de la atmósfera con la tierra húmeda lo hacía más fuerte y duradero a través del tiempo en comparación con el bronce y el cobre. Se cree que todo comenzó en la civilización egipcia cuando encontraban en las más famosas dinastías, collares hechos de este material, tiempo después tuvo una enorme influencia en Roma debido a la inteligencia e imaginación del hombre por lo que su progreso con este material creó más empleos y se multiplicaron sus usos.

Cuando comenzó a tener mayor fluidez de empleo y de mano de obra, comienza a formar parte de la cultura artística en España, con los fenicios y la llamada época de bronce, donde se derivó también que con un poco de carbono agregado al hierro, era posible crear el acero.

La evolución del hierro pasa por tres etapas: La primera cuando tiene poco valor artístico y solo se utiliza el material en función a herramientas de utilidad para la época, la segunda, una etapa decorativa donde se transforma el concepto de utilidad a lo artístico, época donde prevalece la forja y exponenciación del hierro, y la tercera etapa y última hasta ahora, la industrialización donde las máquinas suplen la mano del artista y comienzan a utilizarse hornos perfeccionados de corriente más intensa.

Estilos del arte hecho en hierro

Una vez el hierro es visto por el hombre como una herramienta de utilidad que a su vez puede ser artística, comienza a tomar forma y a tener estilos adoptados por las diferentes culturas y países del mundo. Entre estos se encuentran:

El estilo arabe: En este estilo predomina para la época una combinación de lo gótico con el estilo de la gran España en objetos como bisagras, herrajes, clavos de cabeza grande y diferentes llaves. Suele utilizarse el diseño de media luna acompañado de elementos abstractos complementarios.

Estilo gótico: Predomina del siglo XIV al siglo XXI se distingue por sus ángulos poco calados y buen gusto imitando la escultura y forma ornamental de la época, en la actualidad y en diferentes lugares de España pueden admirarse en museos e iglesias. Se puede apreciar en:

  • Rejas y verjas que van de un tubo delgado de sección cuadrada y algunas veces retorcido en dos, tres o más cuerpos de labores góticas que los separa y a su vez conectados por macollas, pinaculas y escudos.
  • Cabezas de clavo que vienen del arte árabe y que forman parte del arte gótico presentando una forma semiesférica finalizando en forma de una flor abierta.
  • Los aldabones o aldabas que desde épocas romanas tienen forma de argolla o grueso anillo.
  • Bisagras y cerraduras que se ramifican en placas del propio estilo.
  • Los candelabros que siguen con la forma del estilo románico, pero con una mayor esbeltez junto a un plato, y superior a este, la cristalería que acompaña el tubo cilíndrico donde es introducida la vela.
  • Las coronas de luz o arañas que se forman de aros radiantes y suspendidos con la ornamentación propia del estilo.

La forja de hierro continúa siendo todo un arte en nuestros días, desde muebles hasta esculturas en hierro son capaces de embellecer cualquier espacio determinado.