(+34)967170862 [email protected]

El valor de lo hecho a mano

Cuando nos referimos a “valor” es esa característica de lo transcendental. Realizar una pieza a mano requiere el tiempo y la dedicación de aquello que es transcendental, el artista entonces logra plasmar sus ideas mediante una pieza que resulta ser única.

En la actualidad nos hemos dejado consumir por la tecnología, en algunos casos pasando por alto las maravillas que como seres humanos podemos realizar con nuestras manos y cómo esto puede ayudar a crecer a los artistas tornándose así un estilo de vida, pero sobre todas las cosas, hemos olvidado que somos seres creativos y hemos dejado muchos aspectos significativos en manos de la tecnología, quitándole valor a lo que somos capaces de realizar.

Diseños exclusivos, valor añadido, calidad

Cuando un artista decide realizar una pieza, quiere darle algo único al cliente, algo que pueda llevarse a su casa sabiendo que no va a encontrarlo en otro sitio. Lo primordial de todo esto es determinar el presupuesto de la materia prima, qué es lo que necesita para hacer de su idea una obra completa además de hacer un estudio de mercado para posicionar su producto y exponerlo entre sus clientes.

El valor agregado es ese porcentaje que se le da a la idea que como artista ha decidido desarrollar, en consonancia con todo lo que necesita. Por ejemplo: si has decidido realizar mesas de madera decoradas, la mesa ya está, el valor agregado parte de todos los materiales que utilizas para poder pintar esa mesa y darle ese toque único que deseas alcanzar.

Dar calidad a un producto depende, como mencionamos anteriormente, de hacer un estudio de mercado e ir experimentando cuáles materiales funcionan mejor que otros, seguir referencias, para garantizar una perdurabilidad en el producto adquirido.

Artesanía y tecnología: ¿Obligadas a entenderse?

Los artistas con su estilo clásico y en algunos casos vintage, han tenido que adaptarse a la era digital, donde la comercialización de su producto mediante las redes sociales expande la venta de sus productos no solo dentro del país sino a nivel internacional.

El marketing resulta un plus importante para el crecimiento de la artesanía, debido a que el Internet es una gran red donde nos interconectamos todos, donde Internet y arte conforman un gran equipo. El artesano se encarga de realizar una pieza única y el mercado tecnológico se encarga de exponerlo ante el mundo y hacer de esta pieza maravillosa un éxito rotundo.

Ha habido grandes resultados en los artistas que han decidido fusionarse con la tecnología, actualmente el artista que potencia su producto en las redes ha recibido un incremento del 42% de sus ventas, pasando de solo venderlo en una tienda física o teniéndolo en un mostrador a llegar cada vez más lejos con un producto totalmente hecho a mano y valioso por ello.

Esta realidad motiva cada vez a más artistas que pueden presentar sus obras, valiosas por su ejecución y los conceptos que representan, en un mercado cada vez más amplio donde lo hecho a mano no ha perdido valor, sino que continúa acrecentando entre los amantes del arte y la belleza genuina.